Hilos Tensores

Actualmente contamos con distintos Hilos Tensores, y utilizamos unos u otros en función del paciente y del objetivo estético que queramos conseguir.

Mi experiencia con estos hilos se remonta al año 1990. Desde entonces hasta ahora es para mí, un tratamiento excepcional en medicina estética.

En los últimos años he ido incorporando otros hilos tensores de materiales reabsorbibles, no por ello el excluido el oro.

El oro es un material permanente que tiene ventajas que no tienen otros materiales, como aumentar la inmunidad celular y anticancerígeno.

Aunque por simplificar los explico de forma separada, en la práctica suelo mezclar en la misma sesión los hilos de oro con los hilos de polidioxanona y de ácido poliláctico. Otras veces los pongo pon separado, todo depende del tratamiento y del paciente.

Los hilos tensores de oro están indicados en pacientes que tienen una disminución moderada del tono y la elasticidad de la piel.

Consiste en crear una malla o remaillage de hilos de oro puro y muy fino ( 24 quilates, 0,1 mm ) para favorecer la formación de colágeno y fibras de reticulina a la vez que incrementa la vascularización en la zona del implante, lo que se traduce en una mejor oxigenación y nutrición de la piel en dicha zona.

Cuando se aplica en pacientes en los que todavía no se han producido grados involutivos avanzados, se obtiene un elevado porcentaje de buenos resultados.

No es necesario vendaje ni sutura alguna y se realiza en una única sesión aplicando solamente una crema anestésica para que sea indoloro el tratamiento.

Como único inconveniente podemos mencionar la aparición de algún hematoma que puede ocultarse con maquillaje y que tardará pocos días en desaparecer. La mayoría de los casos se incorporan a la vida social en pocas horas. Los resultados empiezan a verse a partir del mes y los resultados definitivos se obtienen transcurridos seis meses aunque hasta el año sigue habiendo mejoría.

También llamados hilos japoneses, aparecen en el año 2013 para convertirse en el tratamiento estrella en 2014.

Estos hilos son de polidioxanona, un material reabsorbible muy conocido en cirugía cardiaca ya que se usan suturas de dicho material. Al ser reabsorbibles aportan seguridad, pero lo más interesante de estos hilos, es el mecanismo de introducción en la piel; finas agujas con el hilo en su interior que con solo un punto de entrada, el hilo queda en la dermis,no hace falta salir con la aguja atravesando de nuevo la piel. La aguja se retira sacándola por donde ha entrado.

Este mecanismo facilita la mínima inflamación, mínimos hematomas y rapidez en su ejecución.

Hay que diferenciar dentro de estos hilos distintos tipos:

      • Unos son sin espículas y muy finos.

Con ellos se hace una malla o remaillage en dermis para favorecer la formación de colágeno y fibras de reticulina a la vez que se incrementa la vascularización en la zona del implante.

Con estos obtenemos una piel más densificada e hidratada que en pacientes jóvenes, los resultados son en un elevado porcentaje, muy buenos.

      • Los otros hilos son más gruesos y si tienen espículas.

Estos los usaremos cuando el grado de flacidez es mayor. Conseguiremos elevar y tensar al traccionar de manera mecánica, gracias a las espículas. Además también densifica la piel e hidrata dando un aspecto de piel rejuvenecida , gracias a que este material estimula la formación de colágeno y aumenta la vascularización, como ya hemos explicado.

A diferencia de los no espiculados, estos hilos no se introducen en forma de malla, estos hilos espiculados se introducen de forma lineal, el número depende del grado de flacidez.

 

Las casas comerciales sacan cada tanto, variedades del mismo tema, pero todo gira en torno a lo mismo:

    • Aumentar el efecto regenerador.
    • Conseguir mayor tracción.

Cómo se realiza:

Se realiza con crema anestésica y hay que hacer varias sesiones, cada seis meses sería lo ideal, ya que al ser reabsorbibles, el resultado dura meses. No es necesario vendaje ni sutura alguna y lo más frecuente es que el paciente no presente inflamación ni hematomas, por lo que lo convierte en un tratamiento de elección para aquellas personas que no pueden faltar al trabajo.
En una misma sesión se pueden mezclar los dos tipos de hilos; los espiculados y los no espiculados o lisos.

El ácido poliláctico es un material reabsorbible que se utiliza desde hace muchos años como material de relleno, esto le convierte en un material doblemente seguro.

Los hilos de ácido poliláctico son los que más efecto tensor produce de todos los hilos que utilizo. Están provistos de unas pequeñas espículas que se enganchan en la dermis.

      • A diferencia de los hilos de polidioxanona, éstos dura más tiempo el resultado ( año y medio- dos años) traccionan más, elevando la piel más, por eso son ideales para aquellos pacientes que su estado involutivo es más avanzado.
      • Tienen en común que también favorece la formación de colágeno
        .

El único inconveniente es que con estos hilos, la probabilidad de hacer algún hematoma es algo mayor y necesitamos algún cuidado especial durante dos días, como dormir boca arriba y no gesticular mucho con la cara.

Cómo se realiza:

Además de crema anestésica se pone una pápula de anestesia en el punto de entrada y salida. Aquí entramos pinchando la piel y salimos pinchando la piel, cosa que no sucede con los hilos de oro y con los hilos de polidioxanona, con estos solo se pincha al entrar.

El efecto tensor es inmediato, aunque el resultado definitivo es al mes o dos meses.

Combinación con otros hilos:

Podemos mezclar estos hilos tanto con los de oro como con los de polidioxanona, ofreciendo una gran variedad de posibilidades, dependiendo de la zona a tratar y del estado involutivo del paciente.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *